• Ahora tendrás la oportunidad de ingresar a nuestro foro privado y contar con mayor información, por favor lee las bases AQUÍ.

Jessica – no te vayas nunca de Chile!

der_mann
Member
Registrado31/8/17
El Relato

Llevaba varios años fuera de las pistas cuando decidí contactar a Jessica. No fue fácil al comienzo. Es casi ley para mí contactarme únicamente con chicas que muestran su rostro, y Jessica no estaba dentro de este grupo. Eso generó cierta aprensión en mí, pero todas mis dudas se disiparon cuando me puse en contacto con ella. La forma en que se expresó cuando intercambiamos mensajes por WhatsApp disolvió todas las dudas que tenía.

Lo que viene a continuación, estará basado en dos encuentros con Jessica que sucedieron, en una semana, durante el mes de noviembre del año pasado. Intentaré basarme en nuestro último encuentro, sin embargo, es posible que elementos del primer encuentro también aparezcan en mi relato. Después de todo, han transcurrido varios meses desde entonces y la memoria es frágil.

Después de nuestra conversación por WhatsApp, me dirigí rápidamente a la dirección que Jessica me dio. Afortunadamente, nos separan unas pocas cuadras (qué difícil es no caer en la tentación cuando está tan cerca), así que en menos de 15 minutos ya estaba comenzando el descenso por el interminable estacionamiento subterráneo que tiene ese edificio.

Pocos minutos después, estaba frente a la puerta de Jessica, escuchando ese clásico sonido que a todos nos pone la piel de gallina. La espera fue breve. Ahí estaba Jessica, dándome la bienvenida con una hermosa sonrisa. Nos besamos, abrazamos, y besamos otra vez. La alejé de mí un instante para poder apreciar y admirar lo guapa que se veía esa tarde. Me recibió con un vestido muy ajustado, color rojo, que resaltaba su figura a la perfección. Un escote inolvidable. Ella hizo una broma al respecto, nos reímos un rato.

En el sofá de su living nos pusimos brevemente al día. Besos, risas, y caricias iban y venían, hasta que Jessica se pone de pie, y se aleja de mi unos cuantos metros. Me mira y me dice:

—Te tengo una sorpresa. Adivina qué es.

Jessica se da lentamente una vuelta completa, repartiendo su mirada entre mis ojos y sus caderas. Yo la sigo con la mirada sin descubrir cuál es la sorpresa.

—Te diste cuenta?

Después de unos segundos, descubrí la sorpresa (pero debo confesar que me costó). Jessica no se había puesto ropa interior. Es imposible plasmar con palabras el nivel de lujuria y erotismo que eso me provocó. El primate que llevo sintió un deseo incontrolable de rasgarle el vestido y saborear cada centímetro de su cuerpo. Pero eso no sucedió. Quizás suceda la próxima vez.

Lo que sí sucedió fue que me acerqué a ella, la tomé de la mano, y la llevé a la habitación. Mientras recorría con mis manos su cuerpo, nos besábamos con mucha excitación. Qué calientes que estábamos en ese momento! No aguanté mucho tiempo así y le saqué el vestido. Me agaché y le empecé a lamer su clítoris (qué experiencia más celestial). La acosté en la cama, la penetré con mis dedos, y le comí el clítoris hasta que llegó al orgasmo. Tengo grabado con fuego en mi memoria el recuerdo de ella teniendo espasmos de placer.

Después de unos segundos, Jessica tomó las riendas de la situación. Invertimos la posición y ella comenzó a hacerme un sexo oral como pocas veces me lo han hecho (es 100% verdad que con Jessica, el preservativo no se siente). Ejecutó con maestría la tarea, hizo todo lo que podía esperar de un buen sexo oral. Miradas cómplices, cambios de velocidad, recorridos con la lengua, profundidad, y duración. Cuando se dio cuenta de que era tiempo de dar el siguiente paso, subió lentamente por mi cuerpo, hasta que llegó a mi boca, y nos comenzamos a besar sin control (de esos besos que hay intercambio de todo, de esos que sientes que te quieres comer a la otra persona). Mis manos recorrían cada centímetro de su cuerpo. No dejé nada sin tocar.

No aguantamos mucho en esa posición. Jessica se sentó sobre mí y comenzó una cabalgata increíble. Frotaba su clítoris contra mi pelvis mientras yo la tomaba de las caderas y nos movíamos al ritmo de nuestros cuerpos. Llegó su segundo orgasmo, y con ese orgasmo yo sentí ese orgullo de macho que solo te lo puede regalar una mujer cuando tiene un orgasmo.

Invertimos la posición y quedamos en un clásico misionero. Levanté sus piernas y las puse sobre mis hombros. Estuvimos en esa posición unos minutos hasta que Jessica tomó una almohada y la puso bajo sus caderas. Toda la escena fue tan excitante que no pude aguantar mucho más y fue mí turno de experienciar el éxtasis.

Nos acostamos juntos en la cama. Muy juntos, como si fuésemos una pareja. Ella siempre sobre mi hombro. Nunca me dejó de acariciar, ni de mirarme. Hablamos de todo, nos reímos, pero lo que más me marcó fue que sentí una complicidad única con ella. Al final del día, Jessica no solo es una bella mujer, que coincidentemente es increíblemente buena para el arte del sexo, sino que también sabe perfectamente cómo hacerte sentir como su macho. Es como si te hubieses ganado el Loto, pero en vez del premio millonario, te ganaste la admiración y deseo de la mujer de tus sueños.

Dejaré mi relato hasta acá, pero les diré que hubo un segundo round aún más intenso que el primero.

La Tabla

Forma de contacto:
10 – muy agradable, directa, y confiable.
Instalaciones: 10 – pequeño pero hermoso y fancy departamento. Todo muy limpio.
Higiene: 10 – perfecta presentación. Todo huele y sabe bien en ella.
Rostro: 9.5 – hermosa, la llevo a una comida familiar y se la presento hasta a mi abuela. Gracias Brasil!
Besos: 9.5 – le gusta besar. Pero para mí nunca es suficiente, siempre quiero más de esto.
Busto: 10 – perfectas. No hay nada como verla con un vestido con un gran escote.
Cuerpo: 10 – Jessica es el molde perfecto para una escultura. Tiene todo en las proporciones perfectas y eso la vuelve irresistible. Es de esas mujeres que no puedes dejar de mirar y admirar cuando caminan a través de la habitación.
Cola: 10 – el tamaño de su cola es acorde a su cuerpo y es perfecta al tacto. La próxima vez que la vea prometo comérsela entera.
Oral: 9.5 – sabe lo que hace. No le pongo un 10 porque yo fui quien no la dejó desplegar todo su talento.
Flor: 10 – una delicia. Me dejó jugar todo lo que quise y me aproveché de eso.
Pélvicos: 9 – se mueve excelente. Me faltó tiempo para darle la oportunidad de lucirse más (culpa mía).
Anal: N/A – no le pregunté si practica el servicio, tampoco se lo propuse.
Duración: 10 – lo acordado o quizás un poco más. El tiempo no fue tema.
Implicación: 10 – sentí mucha complicidad con Jessica. Con ella se te olvida inmediatamente que todo fue una transacción y sientes que la mujer de tus sueños se ha vuelto realidad.
Tarifas: 10 – vale cada peso la experiencia.

Valoración Total:

¿La recomiendas?

¿Les queda alguna duda?

¿Repetirías?

Todas las semanas – es imposible aburrirse de una chica que te sorprende en cada encuentro.

P.S. Por favor, que alguien le consiga una residencia definitiva a esta mujer!
 
Última edición por un moderador:
ingenierohot
Member
Registrado14/1/15
Se las mando estimado por su xp,se nota que esta dama le encanta lo que hace y entrega, parece que hay que ir bien preparado para visitarla.
Y gracias a Jessica por entregar todo de ella y hacerte pasar un momento inolvidable.
Suerte
 
bros
VIP Member
Registrado29/3/16
Gracias por su xp colega. Tal cual como ud dice en su relato.
Nota aparte: No dan ganas de salir de ese departamentiño jajaja.
Saludos
 
Smile
VIP Member
Registrado16/4/19
Felicidades, yo tbn prove ese fruto prohibido y es exquisito, de hecho espero repetir pronto... A penas pueda me pongo al día con la experiencia!
 
adiave
Member
Registrado18/12/18
Excelente relato estimado, mas que verdadero todo lo que menciona.

podrianos juntar unas firmas y vamos a la embajada de brasil a pedir la residencia definitiva.

Y de ahi me avispo y me la llevo para mi solo jajajajaja
 
Última edición:
pollor
Member
Registrado11/7/14
Muchas gracias por su experiencia estimando!
Envidia sana del disfrute con tan guapa mujer.
 
El Caballero
VIP Member
Registrado6/7/19
Me sumo a la solicitud, hace un par de meses iba a dejarle una botella de vino cuando visité a una de sus conocidas y no lo hice solo porque no sabíamos si volvía XD
 
Última edición:
Arriba