Isabel, de la adolescencia a juventud

Chilote8 Nov 2017

  1. Chilote

    Chilote Member

    Mensajes:
    6
    Me Gusta recibidos:
    1
    Registrado
    25 Ago 2017

    Hacia tiempo que deseaba conocer a Isabel, esa chica “under” de quien han narrado muy buenas experiencias. Encontré la ocasión propicia para contactarla vía WhatsApp; fue así como convenimos día, hora y lugar para nuestro encuentro. Por constituir ya a estas alturas un lugar demasiado común, omitiré detalles previos. Al respecto sólo diré que el departamento en que atiende está ubicado en un edificio nuevo y moderno, sito en las inmediaciones de la estación Manquehue del metro, edificio al que llegué caminando pues a esa hora es difícil encontrar estacionamiento.

    A mi llamado se abrió la puerta y tras ella aparece una señorita enfundada en un ajustado vestido negro que la mostraba delgada y muy juvenil, tanto que llegué a pensar si no me había equivocado de puerta y corría el riesgo de ser sindicado como un pedófilo. Las dudas se disiparon al poner su mejilla para yo besarla e invitarme a pasar directamente al dormitorio. Era ella, Isabel, la chica “under” que no muestra su imagen pero de quien sabemos tiene 21 años, contextura delgada, cabellos y ojos castaños. Les comento que, a mi modesto parecer, la foto de referencia en su book no la favorece y es mucho mejor la que ilustra las experiencias.

    Ya en el dormitorio, sentada en la cama, me ofrece la ducha de rigor, a la que accedo más que nada para refrescarme y a la vez infundirle confianza acerca de mi higiene.

    De vuelta, cubierto solo con la toalla, me ubiqué al lado de Isabel. Curiosamente, al comienzo me sentí un cohibido ante la cercanía de ese cuerpo que recién había superado la adolescencia y por unos instantes me quedé quieto mientras sentimientos encontrados, ternura versus deseo, luchaban por imponerse el uno al otro en mi fuero interno. Fue Isabel quien decidió la victoria, acercando su cuerpo al mío y pegando su mirada en mis ojos. Así pues, me puse en acción saliendo de mi temporal inmovilidad. Entre beso y beso saltó el sostén, dejando al descubierto sus pechos menudos y núbiles, pero turgentes. Busqué con delicadeza sus pezones, rozándolos apenas con mis labios, cual mariposa batiendo sus alas sobre ellos, lo que fue suficiente para que se endurecieran. Fui deslizándome gradualmente hacia su vientre, suave y plano; me topé con un obstáculo, un pequeño trozo de tela de color negro que cubría su pubis y entrepiernas, que retiré con suavidad para luego volver con mis labios a su vientre y contorno de sus caderas, luego el pubis, la parte interior de los muslos, y, finalmente su suave vulva. Ahí los labios dejaron paso a mi lengua que se encargó de humedecer aún más la vagina, de la que empezó a fluir su esencia de hembra excitada y que me deleité en sorber. A la vez, Isabel se retorcía, abría y cerraba las piernas.

    Perdóname Isabel, no me percaté del efecto que estaba provocando hasta que de pronto dejaste de moverte, laxo tu cuerpo y con un murmullo me dijiste: “Me hiciste acabar”. Feliz de haber logrado esa reacción, creo que sin embargo puse cara de w…. despistado, como diciendo “yo no fui…”. Después de una pausa, me puso el latex de rigor y comenzó ella a mostrar su habilidad, luego me cabalgó y como se percatara que iba a perder el tiempo, sin darme tregua invirtió su cuerpo, colocando sobre mi boca su vulva a la vez que se hacía cargo de atender a mi miembro hasta que la vista de sus glúteos y partes íntimas me desconcentró e hizo perder el control y …pasó lo que tenía que ocurrir. Nueva pausa, me retira el gorrito, me limpia y me pasa una toallita húmeda para mi comodidad y finalmente me mira con aire de triunfo, mientras toda su expresión decía: “touché!” No tuve nada que decir.

    Lo que siguió después fue una grata y amistosa conversación. Fui yo quien manifestó preocupación por el tiempo de ella, -sabía que no había almorzado y la esperaba un buen suschi que había encargado antes de mi llegada -, pero antes de partir a la ducha cumplí un ritual imprescindible por los gratos momentos vividos junto a Isabel. Me despedí de sus pezones y de su vulva, para lo cual ella gentilmente descorrió su bata y separó sus piernas. ¡Qué tierna y gentil despedida!


    LA TABLA:

    EMPOTE: Peligrosa!!!
    CONTACTO: 7, muy cordial.
    AMBIENTE: 7, depto. Impecable.
    HIGIENE: 7, cuidada con prolijidad, tanto el ambiente como su persona.
    ATENCIÓN: 7, muy gentil.
    CARA: 7, guapa!
    LOLAS: 7, acordes a su estructura corporal, suaves como tetita de monja decían en el Sure!!
    CUERPO: 7, de curvas suaves.
    COLA: 7, lo mejor! De curvas relevantes.
    ORAL: 7, c/c pero habilísima. Me descolocó.
    VULVA: 7.0, suave, de labios juveniles.
    VAGINA: 7, 0, apretadita, su humedad llama a ser troglodita.
    PELVICOS: 7, magistral.
    ANAL: N/a
    PRECIO: 7, justo.
    DURACIÓN: 7, mucho más que el tiempo pactado.
    En suma: absolutamente recomendable. Deja con ganas de verla nuevamente.
     
    Última edición por un moderador: 8 Nov 2017
  2. Frikirock

    Frikirock VIP Member

    Mensajes:
    109
    Me Gusta recibidos:
    5
    Registrado
    19 Oct 2016
    Felididades por su eXPeiencia estimado Chilote, gracias por compartirla!

    Salu2