• Ahora tendrás la oportunidad de ingresar a nuestro foro privado y contar con información privilegiada, por favor lee las bases AQUÍ.

Caroline Under – El Remember

Qvixote
VIP Member
Registrado11/5/12


La Tabla:


Nivel de Empote: 66,6%, está claro a lo que vamos, pero hay que saber controlarse.
Llamada: 6.5, whatsapp y llamada, todo claro, solo hubo un mínimo retardo en la hora del encuentro.
Ambiente: 7.0, ordenado y limpio.
Higiene: 7.0, tanto ella como en la atención, muy higiénico.
Atención: 7.0, lo mejor lejos.
Cara: 6.5, mulata linda, destaca entre las chicas color ébano.
Besos: 7.0, según higiene del cliente, a mí me tocó con todo.
Lolas: 7.0, grandes, rica textura, firmes, pero no duras.
Cuerpo: 6.5, buenas curvas, delgada, bajo un poco solo porque antes estaba muy trabajada.
Cola: 6.0, también estoy siendo exigente acá. Está muy bien ahora, pero con trabajo era para darle un Oscar.
Oral: 6.0, muy bien, aunque con condón.
Vagina: 7.0, impecable, supongo que por higiene y confianza me permitió degustarla.
Pélvicos: 7.0, variados y sabe controlar la intensidad. Si bien fuimos con los “básicos”, sé que hay más.
Anal: N/A.
Precio: $80.000 (promoción por tiempo limitado). Lo vale totalmente.
Duración: 7.0, nos pasamos un poco, pero conversando poniéndonos al día.

Nota final: 6.5, me encantó volver a verla, la atención sigue siendo el punto fuerte. Una negrita que es carta segura de goce.

El Relato:

Leyendo un par de relatos ya tenía la sospecha que nos conocíamos, y cuando publicaron sus experiencias anteriores terminé de confirmarlo. Hace más de un año y medio había sido la última vez que tuvimos contacto, pero recordando los buenos momentos, no dudé en contactarla. Al llegar a su departamento nos saludamos efusivamente, transacción y ducha (ya habría tiempo para hablar). Saliendo del baño la veo en la cama con su lencería blanca, con lo que ya me empezaban a doler las muelas.

Nos empezamos a rozar y la ropa voló rápidamente. Comencé dándole oral a ella y al parecer lo disfrutó bastante, así que cuando ella tomó el turno, puso forrito y lo hicimos en 69. Ya listo para ensartarla me rozaba el miembro hasta humedecerse lo suficiente para comenzar la cabalgata. Movimientos suaves dieron paso a otros más energéticos y profundos. Mientras le daba desde abajo sus gemidos me ponían a mil. Pasamos por misionero, perrito, ella de guatita en la cama, y vuelta a montarme ella, hasta que le pido que le meta acelerador para que me envíe a las nubes. Quedé livianito. Perdonando la expresión, realmente nos dimos como caja. Nos quedamos luego conversando, intercalando con besos y así se nos fue la hora que tuvimos de rememeber. Disfrutada al 1000%.
 
Última edición por un moderador:
Arriba